El fuego inextinguible

“EL SILENCIO ES UN CUERPO QUE CAE” (2017), AGUSTINA COMEDI. ESCRIBE: GIA CASTELLO.

Gia Castello, artista digital y activista feminista en medios digitales. Directora de programas en Chicas Poderosas. Colaboradora en el colectivo Chicas Programando. Co-directora de la residencia de artistas Ruido Blanco en Misiones. Fue artista residente del programa School For Poetic Computation en Nueva York y becada del Fondo Nacional de las Artes en Argentina. Además, forma parte del equipo de producción Festival Internacional de Cine FICIC, e hizo gestión de proyectos de narrativas transmedia para Periodismo Modelado, ÑoñoVR y SeirenFilms.

Conocí a Agustina Comedi, en Córdoba, en el marco del Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín (evento que ayudo a organizar desde su primera edición -hace 10 años- junto a un equipo increíble liderado por Carla Briasco). Agus derrocha poesía: sus ojos, su voz, su cadencia al andar, son consecuentes con este ensayo documental que gesta con El Silencio es un Cuerpo que Cae

Vi su película por primera vez cuando salió a la luz en el 2017. Armando una lista de películas de lesbianas para ver antes de morir junto a mi novia, me encuentro viéndola nuevamente. El documental es una reconstrucción de la identidad de Jaime (el padre de Agustina) quien, por el deseo de paternar dentro de los cánones hegemónicos en los que vivimos, decide matar su identidad homosexual para convertirse en el “padre” de la cineasta. 

Si hay algo que tienen en común el protagonista y la directora -además de su mirada penetrante y el compromiso con sus deseos- es el registro compulsivo de imágenes, que dentro de lo cotidianas que puedan parecer, crean un archivo documental de sus vidas e ilustran realidades cuando las palabras pasan a segundo plano. Las imágenes, los paisajes sonoros y los gestos, toman otro sentido y develan subtextos que entran por las retinas, pero que mueven y conmueven desde nuestras vivencias personales. 

Reconocemos el miedo en la voz de los personajes familiares de Jaime que no quieren expresar con palabras un pasado de clóset. Contemplamos la nostalgia de les amigues de Jaime quienes recuerdan esas fiestas clandestinas durante los 70’s y 80’s en las cuales bailaban, reían y bebían haciendo realidad todas sus fantasías. Reconocemos el placer en VHS observando los ojos desbordados y las risas genuinas de un grupo de mostres reunides en un subsuelo. También leemos la omisión de Néstor en etiquetas dentro de una foto de matrimonio de los padres de Agustina y podemos sentir el sabor del vacío inmenso de perder a alguien que amamos profundamente cuando deja el plano terrenal.

A Agustina le dicen: “Bisexual, Usted nunca será feliz. Vivirá toda la vida dudando entre una cosa y la otra”, y pienso que mientras Freud y Butler teorizan sobre el deseo entre patologías e identidades, algunes vivimos la batalla y comprobamos empíricamente nuestras propias transgresiones. Entendemos que la sexualidad es un espectro y que cuando las palabras nos limitan, siempre tendremos las prácticas artísticas para los más impropios procesos del pensamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: