CAMINAR ¿HACIA DÓNDE?: «MANCO CÁPAC» (2020), HENRY VALLEJO #CINEMIGRANTE

por Mercedes Orden

Elisbán (Jesus Luque) abandona su pueblo con la ilusión de un futuro mejor siguiendo una oferta de trabajo hecha a la distancia. Sentado en el piso del micro llega hasta Puno, una ciudad donde todo resulta desconocido. Una vez allí, va en dirección a la casa de un viejo amigo quien había prometido ayudarlo —una búsqueda al estilo ¿Dónde está la casa de mi amigo? de Abbas Kiarostami en versión abreviada, pero igual de errática— para descubrir que ya se ha marchado, que nadie sabe cuándo va a volver, y por lo que dicen sus vecinas, es mejor perderlo que encontrarlo.

El joven migrante no tiene un plan B, apenas viajó junto a un papelito con la dirección de este hombre y una mochila de tela casi vacía. Sin lugar a donde ir ni dinero, empieza a deambular por las calles, con toda su inocencia y cansancio a cuestas, mientras intenta improvisar para resolver su presente. El frío, la lluvia, la falta de empatía de la gente que encuentra empeoran su situación. La mayoría mira con rechazo, se niega explícitamente a ayudarlo. Solo una mujer (Gaby Huayhua) lo invita a sentarse en su puesto, le acerca un plato de comida y le da consejos en quechua, sabiendo que no lo puede salvar, pero en un intento por comprenderlo. Mientras tanto él sigue girando sin poder, siquiera, volver a su hogar.

En su segundo largometraje, Henry Vallejo construye una ficción que se nutre de los silencios y esquiva los golpes bajos, para presentarnos a un protagonista expuesto a una serie de maltratos por parte de la sociedad, donde las instituciones parecen estar ausentes, y lo único que puede hacer es a aprender a sobrevivir en la calle. Sin tiempo para detenerse a contemplar los nuevos paisajes que se le presentan, la cámara acompaña a Elisbán mientras camina, busca, pregunta, ofrece su fuerza de trabajo, pero la falta de experiencia , dinero y documentación le juegan en contra. El sueño de entrar a estudiar en la escuela de artes está cada vez más lejano, mientras la soledad y pobreza son dos elementos que en su prolongación, se refuerzan.

Manco Cápac —cuyo nombre homenajea al primer emperador Inca— denuncia la actitud indiferente del mundo actual, la invisibilización, falta de oportunidades, precarización y las dificultades de inserción laboral. El espíritu capitalista ocupa todos los espacios, reafirmando su individualismo inherente y empujando de forma constante al consumismo, a partir de pequeños gestos donde cada cual decide salvarse por sí mismo, sin pensar en el resto. Todo lo que no resulta útil al sistema, se descarta, y así ocurre, también, con este joven cuyo deseo quedó olvidado en algún otro lado.

Perú, 2020
Dirección: Henry Vallejo. Guion: Henry Vallejo, Elard Serruto. Fotografía: Jose Vallejo, César Vallejo, Carlos Vallejo. Música: Carlos Vallejo. Productora: Pioneros Producciones.
Elenco: Jesús Luque, Gaby Huayhua, Mario Velásquez, Yiliana Chong, Sol Calatayud.
Duración: 92 min.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s