UN VOLCÁN A PUNTO DE ESTALLAR. ESCRIBE: JOY CANTIERI

por Joy Cantieri

Fui a ver La Casa Oscura sin saber de qué se trataba, realmente me llamó la atención que estuviera Maruja Bustamante y supuse que era algo de suspenso. Abrió el show un audio espectacular de Maruja y después apareció Mariela Asencio y no entendí más nada.

Se podría decir que La Casa Oscura es una experiencia multisensorial que te toca varios órganos, con mucha música, lookazos, improvisación, unos videos increíbles y hasta publicidades con galanes. Muy lejos del suspenso, muy lejos de la comedia, muy lejos del drama. Es, como dice el título, un show documental en primera persona sobre la salud mental. No solamente hablan de ellas mismas, sino que cuentan cómo es vivir, trabajar y relacionarse hasta como público con personas neurodiversas. Y a su vez son imposibles de encasillar, realmente cada una es un mundo complejísimo, con una mezcla de fragilidad y dulzura y una potencia que realmente, como dicen ellas, es un volcán a punto de estallar. No hay profesionales que sepan qué hacer, no hay obra social que lo cubra, no hay show que lo represente. Hacen lo que pueden y lo que quieren, nos lo dan, lo producen y reproducen con nosotres, con paciencia y con mucho cuidado, rebalsando de amor y siempre al límite.

Me tocó muy fuerte su relación con el teatro, el hecho de ver el escenario como un espacio seguro y absolutamente aterrador. Quienes hayan hecho algo con público seguramente sepan lo que se nos cruza por la cabeza un rato antes de salir a escena, eso de decir por qué no me dedico a otra cosa, por qué me hago esto, si yo podría estar tranqui haciendo otra cosa. Pero elegimos el teatro porque sabemos que eso dura un ratito y lo que nos queda después de una función es lo más reparador que te puede pasar en la vida. En escena no te duele nada, no tenés frío, no tenés sueño, no estás triste, no estás enamorade de nadie. Es puro presente, y ese presente te salva el resto de la vida. Es muy fuerte ver cómo lo atraviesan ellas a ese rato y todo lo que sigue. Sin ir más lejos, el sueño de Mariela es ir a cenar después de una función, lo más “normal” del mundo para el resto. Y eso aplica a todo, hasta pisar una baldosa.

La Casa Oscura nos la merecemos todes, les agradezco mucho que la hagan y ojalá la sigan haciendo mucho tiempo.

Y si ustedes también eran fans de Te Amo, la banda de Maruja con Iti el Hermoso, preparen el pañuelito y prepárense para retroceder unos años.

Por el momento las pueden ver en El Galpón de Guevara los viernes a las 20:30, con dirección de Paola Luttini.

Las fotos publicadas pertenecen a Alternativa Teatral

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s